Déjate Ir

Sábado 14 de Febrero de 2009 a las 7:09 PM

Entre los kanguros chamuscados y los clamidosaurios remojados en Australia, las suculentas tetas de Salma emulando el escudo del IMSS alimentando a la humanidad, el JavaFX que extiende su poder y entrega de medios imersivos atraves de todas las pantallas de mi vida (wtf), mi poca fascinacion por el protocolo y la deplorable palidez del culo de Facundo en el myspace de pilon me encuentro con que al ver el mas reciente cuadro de Mr. B mi bodoque dijo -“I see pussy, pussy pussy pussy!!!-.

Omaigod. Y es la verdad. B le esta pintando la pareja al hombre azul y la posicion de la hembra es por demas reveladora, so anyway, superado el trauma de reir llorando y viceversa por la ocurrencia del puberto, siento in da flesh que llego el día: me rebasa en estatura, asi que ya no jugamos luchitas ni a picarnos las costillas conociendo como es de rastrero peligro y en una de esas me hernie. Ahora resulta que desde que llego a su salón una nueva alumna, el cabroncete no reniega a la hora de meterse a bañar, se pone desodorante y cepilla los dientes diario, no como el semestre pasado cuando trajo el look del unabomber en hoodie y raybans piratones.

Ah porque también desde por alli de Halloween no se le ha hinchado aceptar ir al peluquero, y en consecuencia la melena mes tras mes se le va esponjando mas y mas y por mas agua y mocos de gorila que se unte, tarde o temprano le van a decir algo en la secundaria a menos que la libre por buen comportamiento de aqui a cuando le toque ir a lo de la cartilla y capaz que de aqui para entonces hayamos emigrado o el sistema educativo vera mas alla de andar emos o rapas con dreadlocks o la cara agujerada.

Ahh juvetud. Menos mal este fin de semana se lo llevo mi ex. El chamaco iba crocante de frustrado porque no anoto en el partido matutino, asi que se puso peor que el chico migrana y decidimos ~por la salud mental de todos~ no hacer comentarios de regreso a casa para evitar desencadenar la furia mas halla del hedor de sus tachones que me hizo llorar los ojos. Asi que papacito greñas largas, alla aquel wey que lo toree y sienta y disfrute y padezca y retiemble en su centro no mames, mami pide time.

Yo solo se que jamas imagine que Mr. Zedillo fuera a opinar como lo hizo y ojala que dentro de las cosas que tienen que cambiar, la legalizacion sea uno de los puntos a incluir. Y es que no mames, la vdd a veces ya ni quiero prender la tele porque es tragedia tras catastrofe tras miseria tras invasion trasmutacion manipulacion de ideas, subliminal e hipnotico como jingle, macabra sensacion al imprimir tu huella digigenital, escanear tu ojo o cuerpo entero, ingerir bario y dejarte ir en el hiperfolklore bajo la luna, en lo que vienen y van el viento y las luciérnagas.

Quiero amanecerme en el martini lounge.

Life is good!

Hey teacher

Martes 10 de Febrero de 2009 a las 9:58 AM

Y sucede que llovió en la mañana y aproveche para sacar las plantas y media hora después el sol estaba a tal punto que todo reverdecía.
Han sido días peculiares con los vendavales de febrero.

En la cuestión desmadre, no me puedo quejar, nada mas de acordarme arden las rodillas pero, antes de elaborar, quiero desahogar una cuita que me tiene inquieta: creo que puedo dar por hecho que tengo buena comunicación con mis hijos pero, y he aquí el p e r o al decir creo:

todo tiene un limite y, es decir, puedo pasar por alto que hagan ciertas cosas pero otro asunto es que lo suban a youtube. Lo digo porque después del episodio del gato quemado (en navidad junto con los primos le rociaron gasolina a uno atropellado) lo menos que me esperaba era otro chistecito por el estilo y que me va saliendo el pone dedos del bodoque que la enana se había grabado en clase preguntándole a la Miss. ¿Que es un orgasmo?. Omaigod. No lo hurta, lo hereda. Quede como en shock.

No supe si reír, llorar o pagar por adelantado la colegiatura con tal de que no me mandasen un citatorio con la orientadora, pero en fin, ¿para que arrugarme por dentro y fuera haciendo corajes? Le dije a la mensa que le bajara de tono o de lo contrario, se queda sin Internet y sin telefono celular, porque para estos niños modernos, confiscarles sus gadgets es lo peor que puede suceder. A estas alturas les vale madre tener o no cable. Ja. A mi me quitaban la televisión, la radiograbadora y desconectaban la extensión del telefono.

En fin, al fin pubertos. Por si las dudas le empaco a la nena doble sándwich de integral tostado con jamón, queso, lechuga romana y aderezo para vida de sobornar a la Miss. El cielo me libre de ser maestra. No quisiera tener alumnos como yo. O quien sabe...

Life is good!

Adicta

Miércoles 04 de Febrero de 2009 a las 10:06 AM

Incesante temblor entre las piernas

el móvil de mi existencia es el sexo

la aventura superflua

sin nostalgia

para darle gusto al cuerpo

mil y tantas horas

lamiendo pieles

oliendo humores

almizcle

sudor

adicción

éter

humo

a través de un cristal

a miles de kilómetros

frente a ti

liada en un cable

virtual presencia

anónima imagen

dilatando el gesto

evadiendo la realidad

de la putrefacción

banalidad y exceso

como una buena venida

una

y otra

y otra vez

en el perpetuo delirio

mas allá de amanecer

con extraños

con familiares

o con los ojos clavados

frente al espejo

en algún motel

húmedo sótano

o azotea

Hola, ¿como estas?

cogemos y te vas…

Gracias por Irte

Martes 03 de Febrero de 2009 a las 2:53 PM

La mañana siguiente de sodomizar a Saul*, mi chamaco tuvo doble jornada pambolera e hice acto de presencia bajo el infame calor del mediodía en el campo de juego para vida de cumplirle al chamaco. La noche antes se habían ido el y la hermana con su papa y yo quede de ir al partido, así que le tenia que cumplir. La verdad, cuando su papa biológico va a los juegos, siento como que el bodoque se presiona porque el innombrable se la pasa en la raya vociferando y dando ordenes como si lo entrenara durante la semana pero bueno, al fin llamaradas de petate: la creatura va a rendir lo que va a rendir. Esto de que practique deporte no lo hago con miras de llegar a profesional y que nos saque de jodidos, sino para que tenga una actividad física y espíritu competitivo y de equipo porque aquí encerrado la casa con mis neurosis y las de su hermana, tarde o temprano o se convertía en un abominable Henruchito fodongo Couch potato adicto al videojuego o iba a querer irse a vivir con su papa, así que no me molesta asolearme y darme baños de pueblo en la polvadera del llano y las líneas de cal asi ande que me desmaye de cruda. Total, para eso existen el consomé, la barbacoa y la salsa.

Terminando el juego les di un aventón a Plaza Fiesta y yo agarre otro rumbo desligándome de la responsabilidad materna hasta la noche del lunes porque era puente.
No quise ir con ellos al cine por dos razones: iban a ver una pelicula con el Brendan Frazier y dos, mi chamaca traía el plan con maña de verse con el amigovio y por esto ultimo preferí que se lo toreara el papa nada mas para tantear que tan envalentonado es el escuincle –a quien de ahora en adelante llamare Furcio-. No se que le ve mi flaquita pero alguna gracia ha de tener para que le haya llamado la atención. No hay dia que pase sin que chateen o se manden mensajes de texto y las únicas oportunidades que tienen de verse son o esas esporádicas salidas al cine o cuando coinciden en el campo de futbol con los partidos del bodoque, pero como están en diferentes categorías no se ha dado ni se dará la situación de que mi zurdo juegue contra el porque si no, eso se iba a poner por demás interesante. A fin de cuentas, son cosas de chamacos. Ella casi cumple 15 y prefiero que me tenga confianza a que eche desmadre a escondidas. Al menos, todavía no. Y en parte, oh bendita tecnologia, de vez en cuando leo sus conversaciones y le checo el Facebook y demas sonseras en la web para tantearle el agua a los camotes.

Pero bueno, esa tarde pase por un clamato a la Escuelita y le llame por teléfono a un ex. Nos pusimos de acuerdo y llegue a su casa. El andaba podando unas plantas y me regalo un par de toronjas del tamaño del escroto de king kong que están apenas al punto de acidas para preparar un ceviche. Estuvimos escuchando Allman Brothers y después Velvet Underground y ya cuando la cosa se puso densa de humo saco un cd que decía 666, el Apocalipsis musicalizado por entre otros, Vangelis. Fue la apoteosis de la pachequez y teorizamos en que Obama no es el anticristo sino el milusos del Congreso ya que como les resulto tener de mandadera a Condie Rice, este broker con la pantalla del ‘cambio’ iba a moverse según los hilos de poderes superiores y si lo llegaban a matar, se convertiria en otro martir gringo y entonces, se crearia un nuevo dia festivo-luctuoso y habria ventas especiales y las corporaciones como quiera saldrian ganando. Siempre salen ganando: el hecho de que Michael Phelps fume mariguana no le afecto en su contrato con Speedo y dudo que le vayan a quitar las medallas de oro (capaz que ya se las comio en un ataque de monchis). Bueno, a lo que iba es que… ¿Cuál crisis? Las filas en el puente cada fin de semana estan de locos, la gente sigue comprando cosas que no necesita con dinero que no tiene para impresionar a gente que no conoce y lo que para unos pareciera ser una crisis para otros es terreno de oportunidad. Solo hay que buscarle.

Para cuando mi amigo iba a rolar el sexto de la velada yo ya no sentía la punta de la nariz y las orejas. Tenia que comer algo a la voz de ya y decidí regresarme a la casa antes de que se le prendiera el foco de pedir pizza porque mi estomago no la iba a soportar. Asi las cosas, me cene una ensalada, herví te de 12 flores y entre un rato al chat haciendo tiempo para que anocheciera y salir a ver a donde. En eso estaba cuando tocaron a la puerta. Era otro ex y este si traía ansias de matador. Apenas entro se me vino encima al besuqueo y manoseo y corta de mecha que soy nos vinimos desvistiendo por el pasillo hasta llegar a mi recamara y lo senté en la cama para darle oral en su ya de por si erecto trozo de carne. Javier* se solto el cabello y la melena le llegaba a los hombros. -¿Ahora si me vas a coger? –le dije relamiéndole el glande y acto seguido asintió y le di un condón que saque de la mesita de noche. Se recostó y me trepe para matarme sola. Traía ganitas porque he de confesarlo- la verde me pone horny- y le di gusto al gusto para atrás y para adelante en el meneo pero en una de esas el condón se zafo y por alguna razón, Javier se frikeo porque perdió la erección y estaba como que todo traumado y ya no hicimos mas. No le quise mover al asunto. Nos vestimos y le ofrecí un te que nos bebimos en la terraza quemándole las patas al diablo con mis perros de chismosos oliéndonos la cola.

Ahh, que las emociones fuertes. Hablamos de todo y de nada y como que el te no se prestaba para esas horas de la noche y terminamos yendo a comprar cerveza a un deposito y de allí dimos un rolecillo en su carro. Nos estacionamos en el parque Olímpico y allí frente a la gran eme pisteamos oyendo St. Germain. Una cosa dio pie a otra e invariablemente baje a las aguas hasta que lo hice venirse y como la mejor de las peores, me lo trague sin hacer pucheros. Las cervezas se agotaron y yo ya andaba mas para allá que para acá. Estaba a un punto de caer fumigada y le pedí que me llevara a mi casa. Total que llegamos y el saco otro cigarrito. Sentados en la alfombra de la sala nos pasamos el humo y para cuando me di cuenta el me estaba comiendo. Afloje y me deje llevar, total, flojita y cooperando. Calenturiento y torpe fue a buscar otro condón en mi cuarto y yo me quede tal cual en la sala. Lo hicimos misionero, sin mucha acrobacia pero eso si, con harta enjundia y manoseo hasta que me vine y derretí entre sus piernas y el termino dentro. Cuando desperté era de madrugada y ya se había ido. Se lo agradecí. Menos mal que era lunes festivo y pude dormir el resto del dia.

Life is good!

*no es su nombre real pero se parece

Caprichos

Lunes 02 de Febrero de 2009 a las 7:07 PM

“I had discovered that it didn't make any difference whether you smoked reefer in the white classmate's sparkling new van, or in the dorm room of some brother you'd met down at the gym, or on the beach with a couple of Hawaiian kids who had dropped out of school and now spent most of their time looking for an excuse to brawl. ...

You might just be bored, or alone.

Everybody was welcome into the club of disaffection."

What stoner wrote that? President Barack Obama, recipient of the most votes of any American presidential candidate in history.

El capricho era tal que luego de insistirles al par de nectes en speed dial y no hallarlos, fui directo al punto para rascarme las cosquillas. Así pues, conduje hasta donde los perros parecen niños y viceversa hasta topar con pared y a la vuelta, donde todo es a señas y una vez surtida, vuelta para atrás porque el thrill de lo prohibido y la paranoia me aceleraban el pulso. En cada alto atisbaba por el retrovisor inventándome excusas, evadiendo culpas y apurando el paso.

Cualquier pretexto era bueno, hasta el mas mamon y ordinario: cuando estaba sola para sentirme acompañada y cuando estaba acompañada era para sentirme sola y así por el estilo, evadiendo realidades y creando otras ensimismada en la efímera euforia, intentando repetir la sensación no siempre con el mismo éxito pero si con la misma intención: no era quien la debía sino como lo iba a cobrar y donde. Saciado el antojo continué la rutina del día: el rol domestico/maternal, remití trabajo por email y me di tiempo para controlar la bestia zeppelineando, inhalando el humo y las microbacterias que flotaban en la resolana contemplando el horizonte hasta consumarse la presencia solar y aparecer las estrellas.

En la ducha: agua caliente, agua fría y caliente y fría otra vez hasta deshacerme de la espuma enjuagando los recovecos que me sudan a oscuras. Si tan solo fuera así de fácil lavarse las culpas, sin remordimientos que inunden el desagüe con su más pestilente sordidez. El agua con lauret sulfato de amonio y mea cocamida fluía por mi cuero cabelludo. Leí los ingredientes del shampoo y caí en cuenta de la cantidad de compuestos químicos con los que hacia contacto diariamente y me sentí beyond intoxicada. Perpetué semejante trance cepillando mis dientes con pasta hiperultra mejorada y aplicándome feto licuado ~ejem, crema humectante con nombre global.

Vestida para matar esa noche tenía que exorcizar los demonios carnales y fui a dar donde había más: la calle. En el bullicio de la avenida me aventure a caminar varias cuadras hasta el bar. Pedí un shot, después otro y uno mas. Deje propina y camine al wc. El lugar estaba a punto de llenarse y en el trayecto recibí camaronazos y disfrute la suavidad de mas de un par de generosos culos y uno que otro roce de siliconas hasta que pude llegar a aliviar el cuerpo de la primaria necesidad que es miar.

Retoque el maquillaje y regrese a la barra. Un whiskey en las rocas y música inspiradora. Terminado el trago baje a la pista a bailar en medio del gentío. El ritmo y las luces, el humo y el bullicio, la mezcla de aromas y el alcohol me llenaban los sentidos y en eso estaba cuando alguien me abrazo de la cintura. Al principio me saque de onda, pero seguí el juego adivinando los pliegues de su entrepierna al contonearnos. El era alto y aperlado, no tendría mas de 30 y una sonrisa deliciosa que me electrizo al escuchar su voz ronca.

Encarrilados en el desmadre lo seguí a su casa tratando de grabarme el rumbo para cuando tuviera que regresar a la mía. Era una colonia más o menos nueva, aun con casas en construcción y sin mucho movimiento a esa hora. Abrió una botella de vino y haciendo un lado miedos, seguimos el cachondeo en su recamara –a media luz. Torpes nos desnudamos mutuamente y su lengua bajo de mi cuello hacia el vientre para después recorrer mis más íntimos recovecos. Saul* me tenia mordiendo almohada. No pude evitar mojarlo y el, en vez de quitarse se bebió entera mi venidez.

Por mí, con las chupadas hubiera tenido. Estaba tan intoxicada que con cualquier roce de sabana me pude haber seguido corriendo pero no se trataba de eso. Correspondí la caricia acomodándome entre sus piernas y comencé a frotarle el escroto con la punta de los dedos para después lamer desde la base hasta su glande y devorarlo entero. Mame una y otra vez alternando al succionarle y masturbarlo con las manos hasta que el solito se abrió de piernas sosteniéndolas en el aire con las manos. Estaba como en trance.

-¿Harías algo por mi guera?- gimió posándome los tobillos en los hombros.

-Dime-.

-Mira, debajo de la cama hay una caja, ábrela-.

Me asome y en efecto, había una caja metálica y al abrirla me halle un bote de vaselina, un mecate, una pañoleta de seda negra y un consolador de vinil tamaño bestia con su respectivo arnés. Vaya. Puse aquello sobre la cama y el saco las cosas.

-¿No te sacas de onda?- Me dijo todavía tímido.

-¿A estas alturas?- Respondí conteniendo la risa.

Me ayudó que ponerme el arnés y le pregunte si quería vendarse los ojos pero dijo que no, que la primera vez le gustaba ver. Verlo llevarse aquello a la boca hincado frente a mí me hizo correrme una vez más. Saúl mamaba de lo lindo aferrandose a mis nalgas en su lúdico ritmo. Le acariciaba la cara y el cabello, ordenaba que no parase de chupar, que se la comiera toda, hasta el fondo.

-¿Te gusta mi rey? Trágatelo, trágatelo anda, así te encanta, cométela bien rico.-

Su barba apenas crecida rozaba en mis muslos durante el chupeteo.

-¿Ya quieres que te la meta, eh, ya?-

Saúl asintió con la cabeza pero lo empuje con las manos hacia mi vientre para que el pene de vinilo que pendía majestuoso entre mis piernas desapareciera dentro de su boca y así como se lo metí, lo zafe para que de una vez por todas se empinara, untarle el culo con lubricante y cogermelo. Me hinque para besarlo alrededor del hoyo y darle otra ordeñada con la mano hasta que me paso el bote de vaselina.

Coloque la punta de la cabeza del juguete justo en su asterisco y poco a poco fui empujando, suavecito y delicado siguiendo el compás de su propio ritmo en lo que se iba dilatando y aquello entraba con toda su gloriosa venuda, cabezona y sórdida gloria hasta que el solito se empujo hacia mi y voila! Relleno total. Al penetrarlo su entraña me atrapo y me incline para masturbar su erección con la mano izquierda. Aquel hombre gemía y jadeaba y gozaba cada instante.

Me sentía poderosa pero al mismo tiempo sucia y sacada de onda pero pues, no seria la primera ni ultima vez que me tocara follarme un tipo. Para entonces la peda medio se me había cortado pero la adrenalina suplía bien lo demás y lo metralle a mansalva hasta que por fin se vino –y digo por fin porque mis piernas ya no daban para mas. El cayó rendido. Casi amanecía y de haber querido, le vacío la cartera y la casa pero no es mi estilo. Le deje anotado mi número y huí. Estaba cansada, quería dormir en mi cama y asi lo hice, con una sonrisa pensando en lo sucedido.

Life is good!

*no es su nombre real.

Se Rompe el Cielo

Viernes 16 de Enero de 2009 a la 1:36 PM

Hoy comparto con Ustedes este poema de Jose Antonio Navalon:

SE ROMPE EL CIELO

Se rompe el cielo y del agujero negro llegan
pájaros de fuego derramando en la
madrugada, la Muerte inútil, incomprensible inútil,
inesperada, muerte sobre los niños palestinos que no volverán
a sus escuelas a seguir leyendo, que no
jugarán ya, nunca en la plaza, a la pelota,

Crujen los huesos de los pequeños y en su
piel de avellana nace la cera mezclada con
su sangre y las últimas lágrimas de dolor...
se escurren por la habitación donde yacen
sus mutilados cuerpos huele a fósforo,
sus camisas como el día son negros,
como la panza de esos pájaros que rompen
el cielo descargando ruina y agonía sobre
una tierra sagrada, que desaparece bajo el
polvo de las bombas atronando sin tregua.

Se rompe el cielo, y la muerte se aposenta
sobre los dulces niños, que yacen en tímidas
camas blancas, con sus indecisos cuerpos
manoseados por la metralla y la ambición.

Son sus hijos, señor, sus nietos son señora :
son los mismos, serian amigos, estarian protegidos
y saldrían a pasear juntos si no hubieran nacido
en el lugar donde las bestias descargan
el acero de sus odios para colmarse de medallas

Entre gritos y llantos, ondea la sábana de la desolación
con el color del desconsuelo, y las oscuras miserias
una madre gime preguntas de hielo que nunca
tendrán respuesta, plegarias mezcladas con el ruido
de los misiles reventando la escuela sin piedad.

Gaza, lugar en el mundo donde se asesinan muchachos
todos los dias se asesinan niñas
de bocas como flores y ojos dulces de dátil
que podrían ser, su nieta, señora, su hijo, compañero..
Despierten, salgan del letargo de sus sillones
y alcen la voz para que pare la lluvia que fragmenta
sus tiernos miembros en polvo cósmico, borrando
sus sonrisas, imprescindibles para nuestro mundo

Escriban donde haya de hacerse, llamen ,imprequen.
exíjanselo a sus políticos, háblenlo con sus familias,
muevan las amistades, los contactos, escriban, griten,
digan basta conmigo no podemos seguir mirando esta matanza:
son nuesrtros hijos, hermanos, son nuestras dulces y bellas criaturas cayendo, pisoteadas por misiles de fuego y pólvora.

Basta de tanta muerte en Gaza!

En Invierno, en el Puerto de Santa María.
José Antonio Navalón.

Desvirgues

Jueves 15 de Enero de 2009 a las 9:30 AM

Malabareando entre la menopausia prematura, los cambios de estación, el infanticidio en Gaza, la paranoia apocaliptica, ante la escasez de píldoras para la felicidad y tecitos apocalipticos, tengo la sospecha de que Obama es el anticristo, es demasiado bueno para ser verdad.. I dunno..

En fin, una y demasiadas veces sigo inhábil en ceder a contar las cosas como son y a no decirlas como debieran ser y con mi discapacidad de lamer culo, llego a la conclusión de que no todo lo que leo o veo es y a veces es hasta de mas pero no alcanza, asi que, aquí no pasa nada pero: odio las minivans. Ya, lo dije. So, me desahogue del empacho ya que cuando sucede que salgo a la calle resulta que por aquí y por alla Voyagers, Astrovans, Windstars.. El horror. Viejas fodongas sin concienca vial transportando a su plebe. ¿Qué paso con las combis? ¿Cuando fue que las station wagons dieron paso a los sport utilty vehicles y se hicieron cool? Capaz que luego en el History Chanel pasan el documental de la evolución de las vanes. O auto o camioneta o niguno de los dos.

No me sorprenderia. Es mas, lo googleare con cautela porque después busco algo y termino clavándome en otra cosa que nada que ver y de allí a otra enteramente distinta, hasta que caigo en cuenta de que se me olvido lo que andaba buscando originalmente y vaya vaina que uno de mis vicios recientes sigue siendo la fumadez del cartel de los sapos y mira que nadie me paga para darle publicidad, pero me gusta el acento y lo dicharachero de los colombianos. De joven mi madre trabajo como contable para un sudaca en una mueblería del centro de la ciudad. Y bueno, a la antigüita: se caso y se dedico al hogar y de vez en cuando íbamos de visita a aquel sitio, que para mi tierna edad resultaba impresionante.

Eran los 70’s y en mi familia contribuimos al hoyo en la capa de ozono. Aparte de los crepes de mama, solían dejarme el cabello (corte principito) como casco de nazi con la cantidad de fijador vertida para fijarme los moños. Cuando caminaba, sentía que aquello se movía en una pieza. Victima del fashion, me vestían con terlenka, mallitas de encaje y zapatos de charol y el impacto de caminar bajo el fiero sol del verano norteño resultaba en tremenda jaqueca y sudoración de pies. Ahh, pero llegando al sitio, Nanita tenia que aparentar ser bonita, educada, tierna y adorable y a la fecha me sigue costando trabajo lidiar con ciertas cosas. Ah, los sacrificios de la moda. Vaya crueldad. Con tales traumas, ahora justifico mi facha y ser antisocial.

La recompensa a exponerme al infierno de la canícula en aquel entonces, era una grappette de uva y hurgar en la dulcera de la gerencia tras pícaramente darle un besito en el cachete al dueño bonachón y después, desaparecer subiendo la escalera de caracol rumbo al segundo piso donde estaban las cunas y allí, me escondía con el botín pre-diabético hasta que escuchaba que me buscaban y regresaba a donde la civilización luego de haber paladeado mi dotación de dulces brach’s surtidos, siendo mis favoritos los de mantequilla, pero cuando había Toblerones, uf.. hasta me le sentaba en las piernas.

Anyhoo, a lo que iba es que en aquel entonces, una de esas tardes cultivando las caries con las golosinas de la gerencia, me aventure a subir al ático del bodegón y para mi fortuna, las puertas de vitral aquella ocasión estaban sin cerrar y llegue a lo que venia siendo como un observatorio con tremendo telescopio apuntando al cielo y una colección de libros raros, cachivaches de otras latitudes, mapas y frascos con fetos de animales. Aquello era oscuramente fascinante.

Continué el paseo por la buhardilla y llegue a otra puerta, mas pequeña que daba hacia la cornisa del edificio y de allí a la terraza del de enseguida, una construcción también del s. xix y aterrice en el balcón de madera asiéndome del barandal de forja tratando de no darme en la madre y sobretodo de no hacer mas ruido que el de los múltiples pichones que volaban alrededor. Ese local albergaba una tienda de abarrotes y allá te voy a buscar por donde colarme y entre por una ventana.

Aquello era una pequeña oficina con un escritorio Remington Steele gris y una maquina Smith Corona. La silla era gris y de rodillos y el bote de la basura ~un cubo enorme~ era del mismo color. Había papeles por doquier y en la pared, enseguida de un calendario con una Malinche por demás cachonda, estaba un collage con recortes de mujeres desnudas. Reconocí a Isela Vega porque la había visto en una alarma mientras unos mecánicos le arreglaban una llanta al auto de mi abuelo, pero esto era punto y aparte: pezones y pelos!

Escuche ruidos y me escondí en un pequeño armario. Haciendo a un lado mi fobia a las arañas, me acomode para ver quien había llegado. Era un empleado y se sentó frente al escritorio. Hizo a un lado algunos papeles y después abrió un cajón. Saco un envoltorio y una navaja de afeitar. Al atisbar por el resquicio de mi escondite, vi el brillo en la doble filo y sentí verdadero miedo. No tenía por donde escapar.

El sujeto se agacho, aspiro un par de veces y guardo el paquete. Después se reclino en la silla y comenzó a hojear una Hustler. Más vellos en mi venturosa tarde. Obviamente allí no iba a quedar la cosa. El se abrió la bragueta y comenzó a tocarse hasta que su erección fue notoria y entonces se masturbo. Se escupía la palma de la mano para jalarse y con la otra hojeaba. Estuvo así por una eternidad ¿o eran mis nervios? hasta que la silla rechino y crujió y el eyaculo emitiendo un profundo gemido con terminación en ahhhhhh.

Se limpio la polla con un pañuelo y así como llego se fue. Yo estaba petrificada del susto. Nunca había visto semejante show. Una cosa era verle el pito a mis primos al espiarlos en el rancho cuando entraban al excusado de pozo y otra era un pene maduro –con pelos y pelotas! En fin. Esa ocasión, cuando por fin regrese a donde mama y las amigas, el regreso a casa fue por demás infame por la regañada tras mi acto de desaparición. Y en aquel entonces, nada de derechos de los niños: era jalon de orejas, cachetadas y cinturonzazos o con lo que hubiera a la mano y en donde cayera –y ni moverse porque era doble. Creo que en una de esas tantas tundas por las chingaderas que hacia le saque el gusto a lo dominatriz.

Anyway, nunca regrese a al ático después de esa ocasión. Pero en mi mente recurría a aquella sórdida escena cuando tenía demasiado cerca a mis compañeros o algún chico. Imaginaba como tendrían su miembro, si ya estarían velludos, si acaso se masturbaban y gemían como el tipo de la oficina y uno de esos días me atreví y en pleno arrumaco de estudiantes, escondidos en un baldío cerca de la escuela le saque la polla a Raúl* después de que me había medio metido el dedo y mientras el se masturbaba yo estaba enseguida suyo absorta en como su carne cambiaba de color, hasta que exploto y lanzo el chisguete al zacate. Pasado el tiempo, ya novios, para la cuarta vez que lo hizo enfrente de mi –a escondidas en el cine cuando aun tenían cortinas- me anime a tocárselo y así fue como di mi primera chaqueta. Ahh, nostalgia.

Life is good!

*no es su nombre real.

Duerme el Monstruo

Martes 30 de Diciembre de 2008 a las 9:13 AM

No renuncio a mí por subirme a los tacones y bajar mis calzones, porque el corazón tiene razones que la razón no siente. Aunque el ratón muerto no le interese al gato cazador, este deseo va más allá de la supervivencia: la imaginación es un ser invisible que habita dentro nuestro en este juego del si y del no donde las emociones son el pegamento de la memoria.

Despierto, fornico y así, se duerme el monstruo.

Life is good!

Excesos y otras linduras

Jueves 25 de Diciembre de 2008 a las 11:26 PM

No lo voy a negar, ando en piyama y acabo de tomarme una sal de uvas porque en el último par de días asi como han estado las calles semidesiertas, aqui en su humilde casa, los excesos han prevalecido alternando de chocolates a galletas a empanadas, buñuelos, fruitcake, panquecitos y rosca de navidad a diestra y siniestra mas los consabidos tamales de relleno dudoso en la posada de la oficina con la típica lechuguita marinada en limón y los frijoles refritos amarrados con champurrado cuya densidad daba a que pensar a la hora de darle el trago.

Estoy hablando demasiado de comida. Tengo hambre, ya ni la chingo pero hay que alimentar a la bestia y a lo que iba, es que en la víspera de la fecha no habíamos decidido que preparar para la cena –todo menos pavo porque de por si en el congelador me pareció ver un paquete de relleno y otro con unos ejotes verdes que nadie se quiso comer despues del dia de Accion de Gracias y pues, nimodo que los tirara y los guarde con tal de “después” reciclarlos en una crema y ese después aun no sucede, pero anyway, estabamos entre que hornear un brisket o hacer paella y respecto a esta ultima hubo una discusión cuando propuse usar arroz nuclear knor a la española y allí como que Mr. B arqueo la ceja y en ese gesto mi señor decidió que este año iríamos a un restaurante porque iba a salir junto con pegado el gasto y visto así cedí porque lo menos que quiero hacer es lavar vajilla y sartenes y ver especiales en la tele acerca del recuento de las tragedias de los ultimos once meses-a menos que sean de otro tipo* So, así fue como salomonicamente cada quien ceno a voluntad tras dar las gracias por lo que hay y también por lo que no y no nos sentimos tan mal al respecto de ser los únicos comiendo fuera en nochebuena pues había mas familias y personas en el local departiendo. Obvio que hubo propina extra por la ocasión, con gusto se eroga, el servicio allí siempre es excelente.

Luego de la comilonga y de comprar los últimos detallitos, regresamos a casa y apenas cerraron la puerta, los chavales fueron directo a abrir los regalos. Esta vez no instalamos pino. Improvise la planta orejona de la entrada colgándole una estrella y un angelito rustico y la maceta quedo encima del faldón blanco hecho de un edredón que echo a perder la enana al ocurrírsele acuarelear arriba de la cama, so, lo corte y zurcí y quedo la pieza que ni comprada en tienda cursi de señora fresa. Acusome: a veces me sale lo Martha Stewart. En fin, hubo pocas cosas bajo el árbol pero no se trataba de cantidad sino de calidad respondiendo a le esfuerzo de los chamacos en la escuela que dicho sea de paso, fue una grata sorpresa ver tan elevado promedio en ambos, puros dieces y un par de nueves en las calificaciones y así ni como decirles que no a lo prometido, entonces, el bodoque se gano su paquete jumbo de calcetines, un plato cerealero tipo noleverasenfondo, una jumpa con hoodie y por fin se le hizo su 360; la flaca recibió un kit de baño que huele como a galleta, un juego de mesa consistente de su plantilla con los coloridos personajes de la tradicional lotería mexicana mas las consabidas cartas y baraja, maquillaje, perfume, un reloj y su tan añorada cybershot. En serio que se lucieron Mr. B y mis hijos de microondas Tarzán y Ludovico** porque entre todos cooperaron para los regalos. Que suerte de chamacos los míos en haberse hallado semejantes hermanastros.

Es el primer 24-25 después de casi una década que paso completo con mis hijos. Los anteriores fueron siempre dulceamargos ya que su padre biológico mas que ayudar, a veces estorba. El ano pasado los dejo plantados allá en casa de sus abuelos y me di cuenta que no había ido no porque mis hijos me platicaron sino porque esa misma noche lo vi en pleno desmadre en la calle y con una facha que poco tenia que ver con el espíritu de la fecha. Me mordí un ovario en no despotricar en contra de el cuando fui por los nenes y me dijeron lo sucedido. Es mas, desde entonces supe que de ahora en adelante las navidades serian míos y solo míos.

Y bueno, lo hecho, hecho esta y ya lo pasado pasado, no me interesa, y a lo que sigue. En nochebuena horneamos galletas y al dia siguiente estuvimos con los abuelos en la tamaliza y el desempance y desvelados platicando en la sobremesa hasta que el tema se fue al asunto de las filas en los puentes y el canal sentri y las revisiones y como aun no se define mi situación migratoria y veo las cosas desde el lado mexicano, para mi ir al otro lado esta bloqueado en mi mente. O sea, a todo se acostumbra uno menos a no comer. De 2005 a la fecha he tenido un 180º. Cierto es que uno debe de tener cuidado en lo que desea y creo que alguien me escucho pues alguna vez, en el mezanine de aquel trabajo donde coyoteaba pavos, chofereaba gente de alto perfil mientras sostenía romance con el office boy al borde de lo clandestino, un día, hasta la madre de la nueva jefa en turno y sus arranques bipolares en pleno rictus artrítico sali casi llorando de su oficina y Diosito, que nefasta era. Pedi con todas mis fuerzas no volver a trabajar para ellos y hacer lo mio y ahora, no la extraño en lo mas mínimo minusculo. Desde el día que me toco ir a recibirla al aeropuerto en plena tormenta y con la ciudad inundada supe que era una cacatúa de mal agüero. Pobrecita.

Tiempo después se supo que venia traumada porque el marido la había dejado por un bombón de mulata culigorda en tierras bananeras. Y el Office, tan carilindo el, pelilargo hombre mamado del circo que sin querer queriendo, estaba en medio de la tormenta de pasiones, a merced de mi acoso y el de la mujer pajarraco tipo Winifred Fowl. Pero el tiempo me dio la razón y ella se fue y de vez en cuando el y yo nos vemos y reitero que no es cantidad sino calidad porque recordar es vivir y cualquier closet o medio baño es suficiente para una encerrona furtiva incluido minty blowjob y cachetadas en las nalgas rematando de perrito, jalon de pelo y pujidos con las pelotas al aire y las gotas de sudor cayendo por sus rosadas mejillas directo a mis nalgas, rojas y de por si ya hinchadas de los azotes, jadeando en brama durante en el zarandeo furtivo para tocar juntos el cielo y regresar a poner los pies en la tierra.

For good ‘ol times ~a salud de aquella jefa.

Life is good!

*Sartén ~del vulgo soplas, llámese así al recoveco entre testículos y culo.

**No son sus nombres reales.

Feliz Navidad!

Jueves 25 de Diciembre de 2008 a las 7:03 PM

Para l@s que se portaron mal:

Life is good!

Usuario

Correo Electrónico

En breve recibirás un correo electrónico con tu contraseña y una liga para activar tu cuenta. Muchas veces este correo llega a la bandeja de correo no deseado. Una vez activada tu cuenta podrás personalizar tu perfil desde el sitio.

Acepto los términos y condiciones.
Deseo recibir noticias de este sitio y sus anunciantes.

Correo Electrónico

Contraseña