Los muertos no han muerto.

Miércoles 01 de Octubre de 2008 a las 9:53 AM

Pues no lo sé de cierto (aunque hace tiempo ya me habían avisado que a esto no le quedaba mucho tiempo), pero mientras sean zombis o skrulls me preparo y me mudo de'un'vez:

http://iconoctlan.blogspot.com

en ésta dirección podrán continuar corroborando la discusión en Iconoctlán, y pues ha sido un placer.

Hoy se cumplen 40 años de Night of The Living Dead, así que no pierdan tiempo y déjenle caer una mordida en los "brains" a quien más tengan cerca (si es Maribel Guardia... inviten).

*En la foto, yo y mi tío George Romero

Los Harvey, no Eisner...

Lunes 29 de Septiembre de 2008 a las 10:43 AM

-El fin de semana se entregaron los Premios Harvey, no Eisner 2008, durante la Baltimore Comic-Con, y los siguientes son algunos de los ganadores:
-Mejor escritor: Brian K. Vaughan
-Mejor dibujante: Frank Quitely
-Mejor caricaturista (¿?): Darwyn Cooke
-Mejor historia o número: All Star Superman 8
-Mejor serie continua o limitada: All Star Superman
-Mejor serie nueva: Umbrella Academy
-Mejor talento nuevo: Basilis Lolos

Es notable que Vaughan fue reconocido al mejor escritor, de entre colegas sobresalientes como Ed Brubaker y Grant Morrison. Pero, igualmente hay que resaltar que los esfuerzos de este último fueron premiados pues su exitosa serie de Superman se llevó dos importantes premios, así como Quitely (quien se encarga del dibujo en el mismo) fue reconocido como mejor dibujante.

-Mark Millar ha dicho que continuará su serie de Chosen en 2009. Como recordarán algunos de ustedes, hace unos años (cuando el escritor escocés comenzó su Millarverse, al lado de Chosen y Unfunnies) presentó esta miniserie en la que aparentemente el protagonista tendría el rol del nuevo mesías. En enero esta serie, originalmente publicada por Dark Horse, será reeditada por Image con el título de American Jesus, Volume One: Chosen, como preámbulo a completar esta trilogía de miniseries y, por supuesto, preparando para la adaptación fílmica que parece coser ya Millar con Matthew Vaughan, el mismo que ahora filma la versión cinematográfica de Kick-Ass, también de Millar.

-Otro anuncio muy interesante relacionado con cine y cómic es el de la posibilidad de que la dirección del filme de Thor quede en manos de Kenneth Brannagh. Recordemos que el mismo Matthew Vaughan estuvo hasta hace unos días metido en este proyecto, pero aparentemente su guión no gusto a los ejecutivos de Marvel , por lo que ahora el proyecto ha sido ofrecido a Brannagh. Tal vez no se trate de la opción más esperada, pero sin duda este actor, director y dramaturgo inglés le imprimiría el peso necesario a un filme sobre una deidad mítica.

VR: Black Jack, Volume 1

Viernes 26 de Septiembre de 2008 a las 12:23 PM

VR: BLACK JACK, Volume 1, por Osamu Tezuka (Vertical)

Hay momentos en los que uno descubre ciertas obras y se pregunta cómo demonios había podido vivir sin ellas.

En realidad, con BLACK JACK ya habíamos tenido un acercamiento, (precisamente hace una década, cuando Viz publicó un par de recopilaciones y dos números especiales), aunque breve, pues de este personaje existen cientos de historias.

Pero la novísima publicación de las historias de este personaje por parte de Vertical, es motivo de verdadera celebración para los degustadores de historias muy buenas, pues con la salida del primer volumen de BLACK JACK, obra del maestro Osamu Tezuka, inicia un ambicioso proyecto en el que se planea publicar íntegramente esta obra maestra en 17 volúmenes bimensuales (por supuesto saldrá en una lana, pero es poco ante tanta felicidad).

Tezuka, como los verdaderamente grandes autores, a través de su obra abarcó todos los géneros con la misma vitalidad y maestría, y siempre con intensos cuestionamientos humanos como parte de una obra de entretenimiento.

Si Astroboy es la gran obra de Tezuka con la libertad y la paz como fines universales, BLACK JACK es su perla introspectiva en la que utiliza al cuerpo humano como escenario de los dilemas morales y existenciales.

Aunque por alguna oscura razón no posee un título profesional, BJ es el cirujano más genial y capaz que pueda existir en la fas de la Tierra; y a pesar de que, por tanto, su ejercicio es uno clandestino, es muy socorrido y polémico, pues cobra millones por sus soluciones médicas.

BJ, es el antihéroe perfecto: siempre trabaja solo, está dispuesto a ayudar, siempre y cuando se le paguen los exorbitantes honorarios, y en ocasiones realiza obras gratuitas con los desamparados. Viste de negro, posee un mechón de canas que parece inicia una marca en su cuerpo (y ser), la cual sigue en una cicatriz que le divide el rostro y como reflejo de su reconstruido cuerpo y alma. Es un ser calculador y frío. Sabe que está aquí para hacer el bien, aunque parece disfrutar el viacrucis previo que a la mayoría de sus pacientes hace pasar. Sus soluciones médicas en muchas ocasiones son incómodas y grotescas a ojos de la civilización, pero no hay duda de que su ética le ha permitido tomar la mejor decisión. Es brutalmente honesto. Efectivamente, ese doctor House se le parece mucho, sólo que BJ le precede por más de 30 años.

Durante un periodo de 11 años, que va de 1973 a 1984, Tezuka presentó periódicamente las aventuras de BJ en Weekly Shonen Champion, y lo que iba a ser tan sólo una serie de cinco episodios para conmemorar su 30 aniversario como mangaka, se multiplicó en alrededor de 230 episodios ante el éxito inesperado.

12 historias conforman el primer volumen, y de golpe nos muestran lo intenso, crudo y emocionante de este universo dramático; entre otras, BJ hace trasplantes de rostro, de brazos, de corazón, extirpa un quiste teratógeno (un hermano gemelo que no se desarrolló completamente) e, incluso, cura a una computadora.

Como ejemplo de lo extraordinario de este caso narrativo, sirva mencionar solamente la historia del peculiar quiste comentado líneas arriba: muchos han sido los médico que han intentado extirpárselo a la paciente (quien, por cierto, lleva una máscara kabuki para proteger su identidad ante tan embarazoso quiste), pero ninguno ha podido, pues llegado el momento los doctores comienzan a actuar contra su voluntad. El caso llega a manos de BJ, quien al descubrir la naturaleza del quiste entiende que el cerebro del ser mal desarrollado es el causante de estos problemas al defender su ‘integridad’ con capacidades psíquicas. BJ llega a un acuerdo, lo extirpa y, posteriormente, lo convierte en Pinoko, una curiosa niña (en realidad con 17 años) que funciona como pareja de BJ y el lado amable de la historia. Sin duda, no hay origen de sidekick más extraño que éste.

Les voy a confiar algo, y más vale que lo tomen en cuenta de serles posible: BLACK JACK es una obra maestra y se trata de una lectura obligada.

*Aquí pueden ver dos historias de BLACK JACK, incluyendo la presentación del personaje: http://www.vertical-inc.com/blackjack/index.html

Superman no bebe…

Miércoles 24 de Septiembre de 2008 a las 9:49 AM

O al menos eso quieren hacernos creer los tontos y oscurantistas editores de DC Comics. Entiendo que tras 70 años de historia en dicha editorial intenten mantener la personalidad benévola e inmaculada del personaje (de hecho, entre tantas historias y personajes extremos y antiheroicos que invaden el mercado de la narrativa contemporánea, un personaje como Superman resulta casi una anomalía o una verdadera alternativa). Pero de eso a que Clark Kent no pueda echarse una cerveza con su Pa Kent, se me hace totalmente inquisitorio y poco real (y miren que lo dice alguien que no bebe alcohol para nada).

Qué demonios tendrán estas personas en la cabeza. De esto, obviamente nos enteramos la semana pasada cuando, finalmente, el 868 de Action Comics (tras haber reciclado el primer tiraje, una semana antes) fue distribuido y nos encontramos con que la etiqueta de la botella que CK sostiene en su mano ahora lleva un ridículo logo de Soda Pop, en lugar de la etiqueta de Crow, que obviamente es de cerveza.

A esto le aumentamos la, también, polémica y ya comentada reciclada del número 10 de All Star Batman and Robin, así como la del número 1 de DCU: Decisions, un título que sale para aprovechar el debate actual de candidatos a la presidencia gringa y que, aparentemente, fue regresado porque presentaba una escena del 11 de septiembre de 2001, y precisamente en vísperas de tal aniversario aparecería.

Lo peor de esto, por supuesto, es que buenas historias fueron las que perdieron: hasta el momento el All Star 10 sigue sin ser repuesto (yo corrí con la suerte de encontrarme uno en su semana de salida, pues actualmente en Comicastle lo venden ya en 300 pesos) y el Action Comics 868 ahora presenta el ridículo logo mencionado, que parece una nimiedad, pero en verdad son cosas que molestan.

Ayer, en el capítulo de Los Simpsons que transmitieron por el Canal 7, veíamos a Bartman cobrar venganza del asesino de sus padres matándolo. Por supuesto que se trata de una parodia de Batman, y en esos términos los sucesos trágicos y políticamente incorrectos (en este caso la venganza asesina) se supone que no alcanzan el nivel de realismo presente en una tragedia o drama, como los de Batman.

Pero de cualquier forma se trata de un programa supuestamente familiar y dirigido al mismo público que podría leer los cómics mencionados líneas arriba. ¿Cuándo entenderán algunos editores y editoriales que los cómics no son para idiotas?

Por cierto, ¿alguien sabe si en el canal 7 han pasado ya el capítulo de Los Simpson donde aparece Dan Clowes, art Spigelman y Alan Moore?

Strange And Stranger: Steve Ditko

Viernes 19 de Septiembre de 2008 a las 3:55 PM

STRANGE AND STRANGER: THE WORLD OF STEVE DITKO (Fantagraphics), por Blake Bell

Supongo que en su momento de publicación los primeros números de The Amazing Spider Man no parecieron grotescos. Supongo que los cuerpos un tanto enjutos de los personajes de Ditko, de no poco desagradables rasgos, pudieron ser vistos entonces como trazos cercanos a la realidad, si tomamos en cuenta que la capacidad de los dibujantes de cómics de superhéroes para captar la realidad ha evolucionado notablemente, siendo cada vez más impresionante.

Quiero creer eso. Sin embargo, estoy casi seguro de que los trazos de Steve Ditko en menor o mayor grado han resultado peculiarmente grotescos para los ojos de los lectores. Ese carácter, precisamente, es parte del encanto que presenta la obra de Ditko (como sucede con la del mismo Jack Kirby, cuya característica impresionista igualmente exagera los rasgos humanos) y por lo cual resulta seductor (esa misma combinación de aversión y gusto por sus dibujos que sentí cuando vi los primeros números de Spider Man editados por Novedades es la misma que hoy siento al ver cualquier reproducción de su obra).

No obstante, el discurso visual de Ditko es tan sólo una parte de la trascendencia e interés por su obra, pues sus obsesiones e intereses filosóficos han sido, igualmente, piezas centrales de su obra.

Conocido igualmente como un artista escurridizo, de pocos amigos y principios inquebrantables, es que de Ditko poco se sabe. En ese contexto es que resulta alucinante e imprescindible el libro STRANGE AND STRANGER: THE WORLD OF STEVE DITKO, escrito por Blake Bell y recientemente editado por Fantagraphics. No sólo se trata de una investigación que arroja luz sobre uno de los autores más reverenciados del cómic contemporáneo (aunque menos conocidos), sino que igualmente se trata de la única hasta el momento. Edición de pasta dura y de gran formato, este libro está, además, ilustrado por cientos de ilustraciones que enriquecen considerablemente el trabajo.

Durante años, quienes han escarbado un poco en la información sobre Ditko, hemos sabido que este autor, después de Spider Man, prácticamente se convirtió en una especie de ermitaño que poco a poco fue perdiendo contacto con la civilización ante su incapacidad para conciliar fuerzas e ideas con sus colegas en la historieta.

Bell nos explica cómo fue eso: De inicio, como igualmente sucedió con Kirby en sus respectivas obras, se nos aclara que Ditko plasmó mucho de él en Spider Man, más de lo que Lee alcanzó a poner. La última docena de números que Ditko hizo del personaje (de los 38 y dos anuales que realizó), de hecho, son prácticamente idea de él: toda la galería de personajes raros y conflictos dramáticos de Peter Parker y Spider Man durante dicho momento, son obra de Ditko. Lee tan sólo agregó los diálogos tras el trabajo terminado de su colega.

Y son precisamente las diferencias artísticas las que llevan a Ditko a renunciar al título y a Marvel Comics. Esto, por supuesto, tras crear igualmente Doctor Strange, y participar en cómics de otros personajes como Iron Man y Hulk.
El caso es que si Ditko tenía ya una personalidad artística y disciplina de hierro, éstas se le marcaron casi de manera exagerada cuando hizo las lecturas de The Fountainhead y Atlas Shrugged, de la escritora y filósofa Ayn Rand, novelas que aunque no he leído, sé que reflejan las ideas de la autora en cuanto al hombre ideal, definido por la razón y el individualismo, siendo uno de los mejores métodos para lograr esto el arte, haciendo de su autor una especie de héroe.

Esa propuesta filosófica Rand la definió como Objetivismo y, si Ditko fue el primero en adoptarla como fuerza motriz de su vida y obra, no fue el último, pues trabajos como The Dark Knight Returns y Watchmen, igualmente, muestran un interés por desarrollar estas ideas.

La trascendencia de estos conceptos y prácticas en la vida de Ditko fueron absolutas, pues al igual que se refleja de manera clara y con sentido en su obra, lo hizo en su vida, provocándole una serie de desencuentros que año con año lo han llevado a trabajar menos en los cómics.

Ditko, prácticamente, se convirtió así en un artista que ha intentado hacer de su obra la mejor forma de alcanzar el estado más puro del hombre, inquebrantable ante propuestas que vayan en contra de sus principios de hombre íntegro… algo que parece recordarnos un viejo dicho: “Con grandes poderes una gran responsabilidad espera”.

Es así que Ditko, desde entonces, ha preferido permanecer en la marginalidad a traicionar su filosofía, encontrando de vez en cuando apoyo en las compañías independientes.

No sabemos, qué reste en la vida y obra de Ditko, y podemos estar seguros de que toda su verdad hasta ahora no está revelada, pero por lo pronto Blake Bell ha logrado echar cierta luz sobre este creador, y más vale que no la dejemos extinguirse.

Blanco y negro

Lunes 15 de Septiembre de 2008 a las 11:30 AM

En un post pasado del manga Dororo, hubo algunos comentarios en los que se mencionaba que los manga no gustaban a algunos lectores porque los trazos en blanco y negro resultan pesados, aburridos y, en resumen, que son tan solo como una especie de bocetos sin vida a falta del color.

Y el fin de semana, no’más por chingar, mi hermano tomó mi copia del Love and Rockets: New Stories #1, obra exquisita tan solo a tinta, y me preguntó: ¿Qué los Hernández nunca van a aprender a dibujar? … con lo cual me hizo pensar en la poca atención que muchos lectores tienen para la historieta en blanco y negro.

Y esto, por supuesto, es de preocupar, porque funciona más o menos como el poderío que Hollywood posee sobre nuestros gustos y percepciones: mucha gente no puede ver películas que no presenten ciertos patrones narrativos, formales, y una serie de personajes dados a partir de caras ya conocidas. Es decir, las grandes corporaciones nos manipulan y acostumbran a cierto producto, y después ya no queremos otra cosa.

Ese mismo problema deben de surtirlo las historietas en blanco y negro, y sucede peor con el manga, pues este dilata su narrativa en contraste con el veloz ritmo de la narrativa occidental.

El caso es que tan solo deseo comentar, invitarlos, a que sean más abiertos a las distintas lecturas e, igualmente, que posean paciencia en su lectura. Es cierto que hay mucho trabajo en blanco y negro que carece de verdadero sentido formal; pero igualmente, hay grandes autores que han decidido trabajar tan sólo a tinta, porque eso les permite tener mayor control sobre sus ideas, demostrando un detalle extraordinario.

Con esto no deseo demeritar el trabajo de dibujantes cuya obra es coloreada, y menos el trabajo de los coloristas (que igualmente en su rubro llegan a lograr auténticas joyas), pero sí resaltar el trabajo de los historietistas que han decidido el blanco y negro como vehículo, pues recordemos que ellos deben lograr atmósferas, sombras, detalles, gradaciones de negros y grises, todo esto tan sólo con la tinta y en ocasiones ayudados por los entramados de líneas.

Es decir, la historieta en blanco y negro, en ocasiones, puede mostrar un discurso mucho más integral que el de la historieta industrial, pues se trata de la obra de uno o dos autores a lo mucho.

Y como prueba, esta la misma obra de Tezuka (aunque el llegó a apoyarse con un equipo de dibujantes, pues eran varias las obras que hacía a la vez) o de los hermanos Hernández, ellos sí, quienes escriben y dibujan todas sus historias. Love and Rockets: New Stories # 1, acaba de ser editado por Fantagraphics, y se trata de un nuevo formato anual que presentan estos autores.

Una maruchan para Miller

Miércoles 10 de Septiembre de 2008 a las 11:08 AM

Hace un par de días, Heidi MacDonald en su blog comentó que la distribuidora Diamond (encargada de repartir las publicaciones de cómics gringas a tod el mundo) había enviado a sus cliente un mail en el que se pedía de favor destruyeran todas las copias que el día de hoy, 10 de septiembre, les llegaran del número 10 de All Star Batman and Robin, y las cuales les serían repuestas el 17 de septiembre.

Investigaciones de Rich Johnston en su columna Lying in the Gutters, finalmente, han demostrado que el interés de DC Comics (vía Diamond) por evitar se vendieran dichas copias responden a lo que muchos ya nos imaginábamos: palabrotas cortesía de Frank Miller, y lo que esto implican en voz de los superhéroes.

En este espacio ya hemos hablado de la divertida que Miller se está dando a costillas de DC y sus lectores, y esto parece ser el punto final. Ustedes pueden verlo en la página que aparece arriba (tomada de Lying in the Gutters), y parece que las copias que hoy, en teoría, serán destruídas no cuentan con la censura que podemos ver.

¿Cómo ven?

Por si alguien se lo preguntaba...

Martes 09 de Septiembre de 2008 a las 11:38 AM

... no fui secuestrado por hampones, no fui abducido por extraterrestres, no me aburrí o avergoncé de la historieta... simplemente me fui unos días de vacaciones (de hecho todavía no regreso a la oficina), y finalmente tengo un tiempo frente a la computadora.

Tal vez no el tiempo que quisiera para escribirles algo más, pero si el suficiente para refriterame un texto que hace un año escribí para el suplemento El Ángel del diario Reforma.

Me atrevo a explotarlo nuevamente porque hace unos días, precisamente el 4 de septiembre, se cumplieron 51 años de que comenzó a publicarse El Eternauta, y como un homenaje al maestro Héctor german Oesterheld, quien se cree fue asesinado por la dictadura militar argentina en abril de 1978, hace 30 años.

Hace un par de semanas, la revista del diario El País publicó un extenso artículo al respecto, y actualmente la realizadora Lucrecia Martel trabaja en la adaptación al cine de este clásico. No debemos olvidar a El Eternauta y sus autores.

Hace siete años en la colección “La Biblioteca Argentina, serie Clásicos”, este proyecto del diario Clarín llegó a su fin con la publicación de El Eternauta, historieta escrita por Germán Héctor Oesterheld y dibujada por Francisco Solano López. Sin duda, menudo honor para una historieta en medio de clásicos de la literatura de aquel país.

En el prólogo que acompaña dicha edición, el periodista y escritor Juan Sasturain, junto a El Eternauta menciona a Martín Fierro como un par de ejemplos de clásicos que rompen con la rigidez del resto de obras valoradas en dicha colección: no se trata de novelas, tan sólo de narraciones en formatos menos obvios. Y así, Sasturain descarga sin pena al respecto de éstas dos: “Si algo jamás tuvieron de clásicos, fue la pretensión”.

En ese sentido, se sabe que Oesterheld al momento de idear El Eternauta sólo buscaba crear una historia más, dentro de su oficio de guionista de historietas, aunque instalada en la ciencia ficción y buscando renovar y acoplar el género al tiempo y al espacio.

Para 1957, el gobierno de Juan Perón había caído ya bajo el golpe militar, la inestabilidad política se instalaba de forma tan cotidiana, como lo hacían en todo el mundo –incluyendo Latinoamérica, por supuesto- la ciencia ficción hollywoodense (que hablaba de la Guerra Fría, la ‘amenaza comunista’ y la Era Atómica encarnadas en metáforas que tomaban la forma de amenazas de látex y gore en blanco y negro) y la de Superman y Batman desde la tribuna de los cómics.

Oesterheld escribía todos los guiones de las varias historietas que se serializaban en Frontera, su esfuerzo editorial; en México, José Guadalupe Cruz hacía lo propio guionizando una docena de historietas para sus Ediciones J. G. Cruz, aunque ninguna con metáforas tan politizadas como El Eternauta… tal vez la aparente estabilidad y el desarrollo brindado por el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines imposibilitó la necesidad de una queja en forma de metáfora fantástica.

Para detener la avanzada imperialista cultural Oesterheld pensó entonces en situar un relato de ciencia ficción en la Argentina del momento, haciendo de los sitios y referencias cotidianas parte importante del mismo relato. Buscaba que el espectáculo importado del mundo anglosajón no fuera la única referencia cultural que el espectador pudiera absorber; se trataba de un esfuerzo por darle referencias al público argentino.

Así, el 4 de septiembre de 1957, y durante las siguientes 116 semanas, Oesterheld y Solano López en el recién inaugurado Suplemento Semanal Hora Cero, iniciaban la crónica de El Eternauta, un relato apocalíptico de vocación visionaria.

La historia inicia en una de las soledades más grandes, aunque igualmente más prolíficas: la del escritor sentado frente a su mesa de trabajo y su máquina de escribir. Ahí, en un juego de espejos delicioso -y apenas el comienza de una sucesión sorprendente-, la epifanía se materializa frente a él en forma de un hombre. El narrador, por supuesto el mismo escritor, de historietas por cierto, tras la sorpresa y terror de una materialización atina a describir a un ser cansado y angustiado. Como el extraño explica poco después, se trata del Eternauta, mote que según sus propias palabras le obsequió un filósofo del siglo XXI, por su condición “de navegante del tiempo, de viajero de la eternidad. Mi triste y desolada condición de peregrino de los siglos”.

Y a continuación, el escritor, transformado ya en cronista, cuenta la historia transmitida por el Eternauta, iniciada en 1963 (cinco años en el futuro, entonces) cuando todavía era conocido como Juan Salvo, aquélla noche en que una extraña y repentina nevada marcó el primer día de la muerte de la civilización.

La nevada no sólo se sintió como un mal augurio, sino que se trató del primer paso de una civilización extraterrestre para acabar con la humanidad. Los sobrevivientes comprenden entonces que, a pesar de la ley de la jungla que seguramente reina entonces en las calles, la conjunción de esfuerzos es la única posible solución contra el enemigo extranjero. Así, las células de sobrevivientes poco a poco se van adentrando en la desolación resultante y conocen al enemigo... bueno, tan sólo a una de sus partes.

Oesterheld y Solano López entonces realizan una apreciación, en forma de aventura fantacientífica, acerca del hombre común, la familia y sociedad, y sus posibilidades ante el totalitarismo interno y ajeno a Argentina, y de ahí a Latinoamérica y el mundo.

Los ‘cascarudos’ y los ‘gurbos’, monstruosidades alienígenas que funcionan como fuerza de choque, no son más carne de cañón extraterrestre que los propios ‘manos’, aquellos seres cercanos a la forma humana con grandes cabezas y un juego de 14 dedos en cada extremidad y quienes, a pesar de ordenar las acciones de las criaturas mencionadas y las de humanos programados, son igualmente utilizados por los ‘ellos’, las entidades diseñadoras de esta invasión, y que por supuesto nadie conoce.

El cierre circular de El Eternauta, que deja al escritor-narrador del suceso con una tarea bien clara (contarnos la historia que hemos leído ya), aunque con muchas dudas y temores ante la aparente inminencia de la catástrofe futura, parece mostrar tanto el sentir de Oesterheld como, igualmente, revelarle o gradarle una intención que ya venía marcada en su destino; después de todo, en el título completo de la obra parece leerse claramente una revelación: “Una cita con el futuro: El Eternauta, memoria de un navegante del porvenir”.

Durante los años siguientes, aunque todo parece parte de una misma trama, se trata de dos posibilidades distintas, la realidad y la ficción, que finalmente llevan el mismo cauce: Oesterheld simpatiza fuertemente con los movimientos políticos juveniles, se suma a la militancia para construir un Gobierno Popular, y ya iniciados los 70 se une a la organización guerrillera Montoneros. La renovada conciencia social y política del escritor ya se perfilaba desde aquella línea puesta en voz de un ‘mano’ en El Eternauta, como advertencia a los lectores, a la sociedad: “empezar a sentir miedo, es empezar a morir”.

En 1969 realiza junto con Alberto Breccia (auténtico genio que logró momentos sin precedente en la plástica de la historieta) una nueva versión de El Eternauta cuyo expresionismo gráfico subraya el carácter ya abiertamente militante de esta nueva apreciación: ahora, sólo se trata de Latinoamérica contra los extraterrestres, pues los países ricos son quienes los han vendido. Esta versión, por supuesto, es censurada y terminada abruptamente.

La militancia se concentra y la represión crece aterradoramente: Oesterheld es secuestrado, y sus cuatro hijas y dos yernos, como miles más, son asesinados entre 1976 y 1977.

Precisamente en abril de 1978, cuando se considera que fue asesinado en una prisión clandestina, finaliza la publicación de El Eternauta 2, secuela también dibujada por Solano López, y en la que el escritor-cronista de la primera, ya ahora identificado como Héctor, entiende ya su condición como viajero del tiempo, como conciencia inacabable.

Allí, en el éter, entre conciencias, realidades y posibilidades, Juan Salvo y Héctor Oesterheld seguramente continúan observando y cuidando de la libertad desde el camino que hace medio siglo iniciaron.

VR: Dororo, volúmenes 2 y 3

Viernes 29 de Agosto de 2008 a las 4:30 PM

Viernes de Reseña: Dororo, volúmenes 2 y 3

Para continuar y finalizar la reseña que hace unos meses hice de DORORO (y como preámbulo a la inminente publicación de Black Jack, una de las más extraordinarias obras de Osamu Tezuka), agrego estos comentarios.

Cuarenta años después de su concreción (se serializó entre agosto de 1967 y julio de 1968), DORORO ha sido publicado de manera íntegra en Occidente, en 3 volúmenes, bajo el sello de Vertical.

Sumando casi 800 páginas en conjunto, los tres volúmenes de DORORO nos presentan la cruzada de Hyakkimaru, un ronin que anda en busca de 48 demonios que llegaron a un acuerdo con su padre, samurái que prometió dividir entre ellos los miembros corporales de su hijo a cambio del poder sobre todos los reinos del lugar. Hyakkimaru se acompaña de un supuesto ladronzuelo, el mentado Dororo, y con éste como aliado va destruyendo a cada demonio con la esperanza de recobrar miembro por miembro de su cuerpo.

“Nadie nace completo”, reza el lema de esta obra, y la realidad de Hyakkimaru es metáfora para el lector. Hyakkimaru no sólo debe ir destruyendo demonios: a cada monstruo que derrota, éste queda grabado en su cuerpo con cada miembro que regresa a su lugar de origen, y que le permite comprender más su ser y su derredor.

Efectivamente, DORORO funciona como un relato de descubrimiento, en el que Hyakkimaru va entendiendo y construyendo su mundo conforme integra su cuerpo y su ser. Por el otro lado se encuentra Dororo, un personaje explosivo, que puede ser grosero o simpático, y que contrapuntea la iluminación a la que parece ir Hyakkimaru conforme se va integrando, pues éste siempre está concentrado en la acción y los madrazos, y difícilmente poniendo atención otra cosa, incluso en su propio y real sexo.

Es así que por un lado está el festín de acción, y acompañándolo se encuentra el discurso sobre el aprendizaje. Es precisamente en el volumen 3 cuando comienzan a darse una mayor cantidad de viñetas más comunes, y que pueden hacer creer en que la lectura ha caído. Sin embargo, igualmente recordamos que estamos ante una lectura que está pensada para toda la familia, y es entonces que entendemos la grandiosidad de Tezuka, quien de una historia supuestamente infantil hace toda una épica.

Pues ahí está, DORORO, publicado por Vertical.

Ocupado, pero aquí ando

Jueves 28 de Agosto de 2008 a las 3:39 PM

Ustedes disculparán, pero lo que va de esta semana estuve muy metido en un texto que tuve que entregar, por lo que hasta ahora me comunico con ustedes, y casi sólo para que sepan que por aquí sigo.

Aprovecho para rememorar al maestro Jack Kirby, quien hoy cumpliría 91.

Y en otro orden de ideas, les comentó que aparentemente la serie de Preacher en HBO ya valió madres (lo cual agradecemos, porque seguía metido en ella Mark Steven Johnson, sí, efectivamente, el "director" de la vomitiva película Daredevil).

Por cierto, del 4 al 6 de septiembre en la Universidad Iberomaericana Ciudad de México se llevará a cabo el Segundo Encuentro Internacional de la Asociación de Narradores Gráficos, con la participación de Matt Madden, Jessica Abel, Peter Kuper y Mario Guevara, entre otros historietistas. Me acabo de enterar, igualmente, que Paul Jenkins (sobresaliente escritor de series como Hellblazer, Inhumans y Peter Parker, entre otros) ofreció un taller sobre guionismo de videojuego en los pasados días, en la misma Universidad, lo cual se antojaba más, pero pues nadie dijo nada.

En fin, si se interesan por este encuentro, parece que la entrada por día será de 100 pesos (o 250 los tres días), y si quieren pedir informes, escriban a: eventos.comunicacion@uia.mx

Usuario

Correo Electrónico

En breve recibirás un correo electrónico con tu contraseña y una liga para activar tu cuenta. Muchas veces este correo llega a la bandeja de correo no deseado. Una vez activada tu cuenta podrás personalizar tu perfil desde el sitio.

Acepto los términos y condiciones.
Deseo recibir noticias de este sitio y sus anunciantes.

Correo Electrónico

Contraseña